Modelo de responsabilidad e irresponsabilidad social


Un conocido principio sistémico planteado por Ross Ashby dice: en un sistema sin dirección los elementos inestables toman el control. Así ocurre en Latinoamérica con los grandes sistemas sociales, están “sueltos”. Me refiero a mala calidad de la educación, delincuencia, accidentes de tránsito, curación ineficiente de la enfermedad, mala calidad de vida laboral, desempleo, pobreza, hoyos en la calle y muchos otros, de lleno en la Irresponsabilidad Social (IRS).

Es cierto que algo hacen las autoridades, aunque principalmente en la forma de “así se ha hecho siempre”, dando respuestas vagas e inconexas, pobres en variedad que más bien perpetúan el problema, incluso consideran un logro mantener una irresponsabilidad social en el mismo nivel que el año anterior. Se felicitan porque sólo murieron 2000 personas en accidentes de tránsito, no más.

Ya vimos, con vergüenza, su actuación en los días cercano al terremoto de febrero de 2010, en Chile.

El antídoto al principio de Ashby es una guía clara y señales precisas. En otras palabras, diseñar integralmente el sistema que se desea abordar, en forma participativa, con altura de miras, realmente orientado al bien común, con grandes desafíos que disminuyan los males sociales en un 80% y más, planteando soluciones que aborden integralmente las tres claves del cambio perdurable: prevención, corrección y gestión.

Se puede lograr, tenemos ejemplos de buenos diseños que han disminuido grandes males sociales en un 80% y más con una guía clara y señales precisas. Es el caso, en Chile, de la disminución de la tasa de accidenes de los trabajadores desde el 35% de los años 60 al actual 7% (y prácticamente sin costo para el Estado). Tal vez haya pasado desapercibido por lo bien que funciona el Sistema de Seguridad Laboral en nuestro país, donde se han llevado a la práctica algunas claves del cambio: prevención, buena corrección y gestión. En este caso la corrección toma forma de curación y rehabilitación de salud, laboral y re-educación.

Tomando como ejemplo el Sistema de Seguridad Laboral, más otras experiencias de clase mundial y los aprendizajes sistémicos para el gran cambio social, delinearemos un modelo que ayudará a plantear las soluciones necesarias para erradicar las diferentes formas de Irresponsabilidad Social (IRS) en Latinoamérica.

Los números son impresionantes, por ejemplo, en Chile podemos agregar valor por más de 100.000 millones de dólares al año con la RS —esto equivale a los excedentes de 20 años que deja la industria del cobre—. Estas cifras surgen de dejar de perder evitando la IRS y de ganar fomentando la RS.

Por eso es que la RS es la nueva causa de la riqueza de las Naciones. En el ejemplo, Chile puede tener un PIB parecido al de Suecia entre cinco a diez años más. Los recursos ya los tenemos, los obstáculos están sólo en nuestra mente.

Gracias a la RS y sin renunciar a los beneficios de la economía de mercado, tendremos una economía de la solidaridad.

¿Qué es la Responsabilidad Social?

No es la idea profundizar porque otros artículos del Diploma con la Universidad de Sevilla lo han abordado. Sólo algunos comentarios:

La definición corta de Responsabilidad Social (RS) es comportamiento ético. La Responsabilidad Social comienza allí donde termina la responsabilidad legal.

La Irresponsabilidad Social (IRS) es cualquier acción que perjudica el bien común o individual.  Incluye desde permitir la existencia de los accidentes del tránsito hasta dejar las luces prendidas en una habitación que no es la nuestra.

La IRS es la enfermedad más grande incubada en la sociedad en los últimos cinco milenios y, lejos, es la principal causa de muertes en el mundo. La buena noticia es que estamos comenzando a tomar conciencia y aplicar las curaciones correspondientes.

Modelo de RS e IRS

Es importante la distinción entre RS e IRS, porque a través de evitar la Irresponsabilidad social no se llega necesariamente a la RS, sino a una línea base cero como en la figura 1 donde se muestra que la IRS y la RS son dos curvas que operan por separado. A cualquier nivel se trabaja en ambas a la vez (es natural que así sea). Por ejemplo, en Chile un claro avance de RS es la integración internacional o globalización, también lo es el trabajo en evitar dañar el medio ambiente (evitar una IRS).

Figura 1. Modelo de RS e IRS, ver enlace.

Llama la atención en la zona de IRS que mientras más bajo es el nivel, el esfuerzo o inversión para salir de ahí o lograr avances significativos es menor. Por ejemplo, pasar desde el nivel –10 hasta –5 es un gran avance representado como el resultado Y. La inversión para lograrlo es relativamente pequeña, representado como el esfuerzo x en la figura.

También se puede apreciar que ir desde –5 hasta –1 significa un esfuerzo varias veces mayor. Este esfuerzo es casi infinito para lograr la perfección en evitar la IRS (desde el nivel –1 al nivel cero), en tal caso el mensaje es aplicar compensaciones e invertir en la zona de RS.

En la zona de RS es difícil romper la inercia y echar a andar la rueda de la RS, por ejemplo llegar al nivel 5. Sin embargo, una vez logrado, se produce un avance exponencial hacia la RS, una espiral de efectos positivos, tal como sucede en los países escandinavos o Finlandia.

En Latinoamérica en general y Chile en particular estamos profundamente sumergidos en la IRS, claramente cerca del nivel –10. Es un gran problema y oportunidad a la vez, porque con una inversión relativamente pequeña (unos US$ 2.000 millones en Chile, los que el Estado recuperaría con creces en el corto plazo, tal vez en el mismo año) podemos ir desde el nivel –10 hasta el nivel –5 y dejar de perder mucho más de US$ 50.000 millones de dólares al año, los que sumados a los beneficios de la RS sobrepasan holgadamente los US$ 100.000 millones al año.

Más detalle en mi libro Responsabilidad social

Juan Bravo Carrasco

3 pensamientos en “Modelo de responsabilidad e irresponsabilidad social

  1. Con respecto a la Irresponsabilidad Social, un cálculo muy conservador y simple en el cual sólo un 20% de los trabajadores de Chile se atrasen 15 minutos en llegar a su trabajo o a una reunión, implica un mayor gasto de US 1.000.000 /día…sin comentarios….

  2. Efectivamente se ve una mediocridad anquilosada en prácticamente todos los ámbitos de nuestra sociedad. El ejemplo de los accidentes es muy ilustrativo, pues efectivamente se considera un triunfo el que “sólo” mueran 5 personas un fin de semana largo en accidentes de tránsito si el año anterior fueron 20 los fallecidos, o si “sólo” hay 5 niños heridos con hilo curado en Fiestas Patrias o “sólo” 10 niños quemados con fuegos artificiales en Año Nuevo. Lo más penoso es que todos los accidentes, heridas y quemaduras de este tipo son en un 100% evitables con un poco, sólo un poco de previsión.

    El tema cultural parece ser la gran barrera para echar a andar la rueda que disminuya la IRS en los niveles más pequeños (personal, familiar, hogareño). Cuántas veces se deja corriendo el agua en un baño público, simplemente porque “no es mi baño”, o no se recoge o mueve un objeto que obstruye una pasada porque “no es mi basura”. La falta de una visión más global, amplia, integradora de la sociedad como un todo y como mucho más que la suma de distintos individuos parece obstaculizar avances en este sentido: pocos se sienten llamados a resolver problemas, por pequeños que sean, que fueron provocados por ellos, aunque les impliquen perjuicios a mediano o largo plazo (vista gorda de los pasajeros del Transantiago frente a la flagrante evasión en el pago del boleto, que ya está incidiendo en el alza del transporte).

  3. Se habla y escribe mucho acerca del daño al medio ambiente, problema global que se agrava cada día más. Sin embargo, tan serio como aquello es el “estrés informático”, una amenaza latente en la salud de los trabajadores chilenos.

    Falla en los sistemas computacionales provoca cansancio y nerviosismo. En un típico día laboral, un sinnúmero de molestias derivadas del uso de la tecnología afecta a los trabajadores. Ejemplos típicos son que el ratón desaparezca de la pantalla, páginas web y correo no carguen correctamente o lo hagan muy lentamente, acceso bloqueado al servidor o el computador se “congele” y presente un mensaje en la pantalla. A veces, usar un software que presenta múltiples funciones y comandos y se requiera de una operación especial poco común, irrita al trabajador y lo hace sentir impotente.

    Si este tipo de fallas se repiten y prolongan en el tiempo, pueden provocar en el trabajador una alteración que ocasiona cansancio, nerviosismo y falta de motivación. Psiquiatras chilenos y expertos en asuntos laborales ratifican esta tesis. Ellos aseguran que el mal funcionamiento de los sistemas informáticos es una nueva amenaza para la salud de los trabajadores, porque genera una mayor exigencia en el cumplimiento de los objetivos laborales y, por tanto, afecta directamente el rendimiento.

    La tecnología (PC, Internet y software, entre otros) se ha transformado en una herramienta indispensable, y si falla la persona se expone a una serie de desórdenes, tanto físicos como psicológicos. En Chile se ha instalado la cultura de la información digital y somos uno de los países de América Latina que tiene tecnología de punta en esta área. Actualmente existe una gran dependencia con los sistemas informáticos y estamos acostumbrados a comunicarnos vía electrónica, por lo que una falla puede producir gran frustración.

    Las empresas deben tener una mayor conciencia sobre este tema. Un mantenimiento adecuado de sus sistemas informáticos puede evitar un mal ambiente en el trabajo, baja en la productividad y, lo más importante, disminuir y en lo posible eliminar los trastornos de la salud. Además, es fundamental que el enfoque en la prevención de accidentes y enfermedades ocupacionales incluya e incorpore nuevos modelos y perspectivas para la administración de este tipo de riesgos psicoculturales.

    También es importante que los trabajadores sean más tolerantes y sepan enfrentar con humor un problema computacional o informático.

    Una famosa frase y receta muy antigua: La risa, remedio infalible. Es clave reírse y promover al interior de las organizaciones un estilo de vida balanceado entre lo estrictamente laboral y recreativo. También se ha comprobado que la oportunidad de tomar un descanso durante la jornada laboral es primordial, pues ayuda a mejorar la vitalidad y a que los problemas en el trabajo no afecten la vida y la salud de las personas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s