Algunas reflexiones sobre competitividad frente a colaboración


En primer lugar quisiera transmitiros que ha sido para mi una experiencia muy positiva poder compartir con todos los asistentes al Seminario una semana extraordinariamente enriquecedora.
El enfoque del seminario y la metodología elegida por la Directora, Ana Mª Orti, considero que ha sido muy acertada y acorde a su visión del concepto de emprendedorismo, conjugando con habilidad diferentes perspectivas y abordando un mismo tema desde distintos enfoques con los que, considero, no se pretendía más que enriquecer el análisis y despertar posibles conciencias adormecidas a través del debate y la participación.
En este sentido y por dar pié y continuidad a los debates ya iniciados, quisiera extender a través de estas líneas una de las sesiones que a mi modo de ver se quedó corta en tiempo y podía haber dado mucho más de sí. Hablo de la Sesión Académica de Dinámicas dirigidas por D. Juan Manuel Sánchez-Bohorquez y D. Otilio Sánchez-Bohorquez, y en concreto del desarrollo y conclusiones derivadas de la dinámica las X e Y.
Los conflictos que se generaron entre los participantes, con indiferencia de pertenecer o no al mismo grupo, en pocos minutos y ante lo que teníamos claro que se trataba, de un simple juego, me pareció digno de un estudio más profundo. Afloró la mentira, la traición, la falta de solidaridad, la ira, la ambición… en un simple juego sin mayores consecuencias y entre compañeros y amigos. Consecuencia: muchos argumentaron rápidamente la conveniencia de la colaboración frente a la competitividad.
No tuvimos tiempo para mucho más, por cuestión de horario.
Etimológicamente, la palabra “competir” procede del latín tardío competere, “esforzarse conjuntamente”, y más antiguamente “acordar”, de cum y petere, “intentar”.
Pienso que el concepto de competitividad va muy unido al “ser mejor en algo” y en sí es positivo y necesario sin contraponerse en absoluto a la colaboración que además es casi forzada en el mundo de la información globalizada. La diferencia de intereses, habilidades y competencias generan flujos que fijados en un mismo objetivo, se traducen en grupos que darán lo mejor de sí mismos para alcanzarlo del modo más eficiente y eficaz. Promueve el espíritu de superación y va unido al concepto de libertad. Expertos en la materia afirman que “la competitividad es necesaria porque ayuda al ser humano a ser más competente”.
Lo que ensombrece el concepto de “competencia” es su práctica deshonesta. Pero esto depende de la moralidad de cada persona y es difícil de controlar, ni siquiera a través de la legislación dictada a este respecto. Sólo veo oportunidad en la formación y una base cultural sólida, que pondrían veto a la conciencia de cada cual. Serán nuestros principios y valores lo que siempre nos facilitarán el “ganar-ganar”.
Me gustaría compartir estas reflexiones con ustedes para conocer vuestros puntos de vista, que no pudimos desarrollar en su momento con profundidad por la falta de tiempo.
Os invito a participar.

Un pensamiento en “Algunas reflexiones sobre competitividad frente a colaboración

  1. Muchas gracias por este aporte.
    Primero porque comparto la visión del programa en general.
    y segundo porque también me quedé con la sensación de que nos faltó bajar, aterrizar o reflexionar sobre lo que pasó ese día en la dinámica.

    Quiero entender, quizás ingenuamente, que al final todos estábamos jugando y queríamos generar algo con ese juego. Por lo tanto las deshonestidades, traiciones y otras acciones reñidas con “la moral y las buenas costumbres” fueron intencionadas para generar la tensión y aprendizaje en el juego.

    Si me gustaría aportar mi mirada sobre la competencia.

    La evolución de los seres humanos y sus practicas nos han llevado a ir construyendo una sociedad muy particular … no siempre agradable.

    Cuando buscamos ser los mejores me parece perfecto … en un espacio y mundo perfecto.
    Pero cuando estamos en un mundo imperfecto … me entran muchas dudas.

    Por ejemplo. Si asociamos nuestro sueldo a ser los mejores, si asociamos nuestro futuro a ser los mejores … ya no es lo mismo. Si la distribución del ingreso fuera directamente proporcional al esfuerzo, dedicación o buenas intenciones sería ideal … pero no lo es.
    Entonces tenemos muchas personas que por asegurar su ingreso comente actos ilícitos … para ser los primeros.

    También pasa que cuando armamos conscientemente un sistema competitivo … sólo UNO será el ganador … y TODOS los demás perdedores!!! … si eso ocurre en un partido de tenis bien!!! en un campeonato de fútbol bien!!! … pero cuando eso ocurre en un colegio para elegir al único mejor estudiante perdemos a todos los otros … y el país los necesita a todos. Cuando UN solo vendedor se lleva el bono … todos los otros quedan resentidos, tristes o desmotivados … y si ese uno cometió el mínimo acto “raro” será “chaqueteado” (y muchas veces dañado) por todo el resto. Además, se va construyendo de a poco un resentimiento con la empresa … los vendedores son los roles que menos pertenencia generan con las empresas y en muchos casos son uno de los roles más relevantes … la competencia aquí daña.

    La competencia desde mi punto de vista siempre genera individualismo y separación, luego es muy importante ver dónde la vamos a poner. En el sistema escolar y educacional en general tengo la mas profunda convicción que es total y absolutamente dañina. En los sistemas de sueldo me parece que causa más daños que beneficios. Y en el fútbol … la verdad no se nada de fútbol pero creo que lo pasan bien con eso.

    gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s