Algunas Reflexiones sobre la Metodología del GEM y su relación con la Educación Emprendedora


 Global Entrepreneurship MonitorLa Figura del emprendedor y el emprendimiento están cobrando cada día mayor relevancia, no sólo por el impacto positivo que las nuevas empresas crean en aspectos económicos y sociales, sino también por la “construcción de una cultura emprendedora” que se hace cada día más necesaria en nuestro país.

El Global Entrepreneurship Monitor (GEM) es una iniciativa nacida en 1999 y hoy en día, se le considera como el más extenso y exitoso proyecto de medición de emprendimiento, cuya cobertura ha abarcado más de 70 países en el mundo.

El proyecto GEM se aplica en Chile a partir del año 2002 (en el año 2009 se incorpora por primera vez la región de Arica y Parinacota, región donde me desempeño como docente en la Universidad de Tarapacá).

A nivel mundial, el emprendimiento es ampliamente aceptado como una fuerza importante en la generación de cambios económicos y sociales, sin embargo, la relación entre emprendimiento y desarrollo, está aún lejos de ser comprendida por completo.

Desde sus inicios el proyecto GEM ha buscado desentrañar esta compleja relación por medio de la recolección y análisis de información relevante en el tema, focalizándose en tres objetivos fundamentales:

Medir las diferencias en los niveles de actividad emprendedora entre países.

Develar los factores determinantes de los niveles nacionales de la actividad emprendedora.

Identificar las políticas nacionales que pueden mejorar los niveles de la actividad emprendedora.

Por otro lado, tenemos los enfoques tradicionales para medir el crecimiento económico poseen algunas características que les son comunes:

  1. Se focalizan en grandes empresas establecidas en vez de las pequeñas.
  2. Suponen que las grandes empresas son el motor del crecimiento económico.
  3. Las grandes empresas están preocupadas de la interrelación entre las condiciones nacionales y el impacto que ellas tienen en la productividad de las empresas.

De lo anterior se desprende que los enfoques tradicionales no consideran el rol que juegan las nuevas y las pequeñas empresas, considerando sólo a las grandes empresas como motor de crecimiento de una nación. Sin embargo, en nuestro país, en muchas ocasiones son las nuevas y las pequeñas empresas las que generan innovaciones, ocupan nichos de mercado y aumentan la competencia, contribuyendo a la reasignación de recursos de la actividad económica y a la generación de empleos.

El modelo propuesto por el GEM, considera los enfoques más recientes de emprendimiento y crecimiento económico e identifica claramente su relación:

Por otra parte, este modelo reconoce la existencia de diferencias en la contribución de los emprendedores a la economía, de acuerdo a las diferentes fases de desarrollo económico en la que se puede encontrar una Nación.

Según el Reporte Global de Competitividad (GCR) del Foro Económico Mundial (desarrollado por Porter y Schwab -2008) se identifican tres fases de desarrollo económico para los países:

  1. Economías basadas en recursos. Se caracterizan porque están centradas en actividades agrícolas y extractivas.
  2. Economías basadas en la eficiencia. Se caracterizan porque el principal impulsor del desarrollo está en las economías de escala.
  3. Economías basadas en la Innovación. Se caracterizan porque sus actividades están centradas en la investigación y desarrollo, y en un gran nivel de uso de conocimientos.

Es en esta última fase donde la Educación Emprendedora juega un rol fundamental, es aquí donde debemos trabajar y apoyar a nuestros jóvenes, de manera de desarrollar esa cultura emprendedora que tanto se necesita para contribuir al crecimiento económico de nuestro país. Este es nuestro gran desafío.

Un pensamiento en “Algunas Reflexiones sobre la Metodología del GEM y su relación con la Educación Emprendedora

  1. Interesante reflexión contemplada por Ximena.
    En línea con lo indicado, según el mencionado informe, la debilidad del tejido empresarial, está causada por diversas razones económicas, políticas, sociales e institucionales.
    El elemento clave para entender dicha debilidad, en línea con lo expresado por Ximena, es la falta de cultura empresarial, debido a la escasez de medios para la adquisición de habilidades empresariales: bien a través de la experiencia, condicionada en gran medida por el contexto social y familiar, o por del conocimiento intelectual a través de la educación.
    En el último informe GEM 2010 , se muestra un análisis de la ganancia que se obtiene por causa de la formación en el TEA (Tasa de Actividad Empresarial) como medida fundamental GEM, del efecto que produce la formación emprendedora en la creación de nuevas empresas. “Se trata de un indicador numérico que estima el efecto de la formación controlando los efectos que hayan podido producir otras variables, y que vienen constituyendo un obstáculo reiterado en otros estudios previos que se han realizado en esta parcela del conocimiento” (GEM -2010-; 40).

    En este indicador, se estima cómo la formación en cultura emprendedora se traduce en un aumento de concienciación o espíritu emprendedor en la población, de forma que se aprecia una mejora clara de tres de las actitudes emprendedoras: a) la percepción de oportunidades, b) la auto-percepción de las habilidades para emprender y c) un menor temor al fracaso.

    Todo ello produce un aumento de la intención de emprender en los próximos tres años y de la tasa de actividad emprendedora en fase inicial (TEA). La ganancia de la formación emprendedora se puede medir en términos de incremento de la TEA, de forma que un índice de efectividad de 2, significa que si se tomasen dos muestras de personas -con la única diferencia entre ellas de que un grupo hubiese recibido formación emprendedora y la otra no- hallaríamos que en el grupo con formación habría por lo menos el doble de personas que tendrían una característica o actitud emprendedora, que es el “punto de partida para fortalecer la intención y la acción de generar proyectos emprendedores”.

    En esta línea se desarrollan los programas formativos del equipo SISCAPEM, así como en la propuestas de actividades de Investigación que contribuyan a un mejor conocimiento de la incidencia de estos factores en el comportamiento de los emprendedores (reales y potenciales), en aras de adaptar los programas de capacitación al desarrollo de las habilidades necsarias para ejecutar con éxito sus proyectos.
    Saludos Cordiales

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s