Aprendiendo a Emprender, una propuesta


El emprendedorismo según la profesora Ana María Orti es el cuerpo de conocimiento destinado a fomentar el espíritu emprendedor. De su tesis doctoral vemos que las capacidades que posibilitan en emprendimiento y el espíritu emprendedor tienen que ver, entre otras, con: asertividad, confianza en sí mismo, creatividad, estabilidad emocional, motivación por el logro, perseverancia, proactividad, tolerancia a la incertidumbre, asumir riesgo, etc.

Preguntas que pueden surgir a partir de esto son ¿cómo podemos enseñar esto?, ¿se puede enseñar, por ejemplo,  creatividad?, ¿cómo se puede desarrollar una actitud proactiva?

Nuestra experiencia dice que sí, sin embargo el paradigma tradicional de la educación no es suficiente ni eficaz para lograr estos aprendizajes.

El paradigma “intelectual” de la educación lo que busca es “enseñarle”  a la mente, al intelecto. Es un aprendizaje cognitivo. Los profesores “pasamos materia”, los alumnos “estudian apuntes”, en las pruebas se prohíbe “copiar”, cuando deseamos aprender algo lo que primero pensamos es en buscar y leer un “libro sobre el tema”, “pensamos” un tema, etc. Tenemos asociado aprender a tener información y conocimiento. Expresiones como transmitir o entregar conocimiento no nos son ajenas, mas bien nos hacen mucho sentido.

El aprendizaje en el paradigma intelectual es absolutamente necesario, imprescindible y valioso para muchas materias y disciplinas. Reflexionar sobre temas de la física nos abre mundos de posibilidades y oportunidades de mucho valor para la humanidad y su desarrollo.

Cuando deseamos aprender a andar en bicicleta,  a conducir un automóvil, a tocar el violín estamos clara y definitivamente frente a otra forma de aprender. Sabemos que para ser un buen violinista se requiere de una práctica recurrente y sistemática, es necesario tocar el violín día a día. Para aprender a conducir un automóvil necesitamos varios meses, a veces un año, para estar seguros que sabemos conducir un automóvil con ciertos estándares de seguridad.

Desde otro punto de vista, se escucha frecuentemente decir que “nunca se olvida a andar en bicicleta”. Fue nuestro cuerpo el que aprendió, el aprendizaje está incorporado. En cierto sentido somos otros al aprender a andar en bicicleta, al tocar el violín, etc.

Nosotros decimos que aprender liderazgo, gestión, negociación, comunicación, coordinación, diseño, trabajo en equipo y otras habilidades esta en algún lugar que intersecta con estos dos aprendizajes anteriores.  Leer un libro de liderazgo puede ayudarnos a entender algunas cosas y a ver otras, pero sin ninguna duda se aprende a liderar liderando, teniendo que enfrentarnos al desafío de conducir a un grupo de personas, al tener que seducir con narrativas y motivar a otros.

Proponemos que aprender a emprender es parte de esta familia. La gran mayoría de lo que los emprendedores requieren desarrollar o aprender se parecen mucho más a andar en bicicleta que a saberse una determinada materia.

Entonces estamos frente a un aprendizaje distinto, al que llamaremos aprendizaje experiencial integral. Desde nuestra mirada podemos decir que este aprendizaje tiene al menos tres características relevantes:

1) es experiencial, tenemos que “vivir” el proceso de aprendizaje, nuestro ser debe estar involucrado en el proceso de aprendizaje. Es un aprendizaje activo con participación de nosotros. Requerimos de prácticas que repitamos una y otra vez de tal forma que vayamos incorporando el aprendizaje y transformándonos con él. Esto tiene implicancias interesantes, por ejemplo, si estamos en un espacio que nos genera ciertas experiencias iremos aprendiendo de ellas consiente o inconscientemente.

2) es un proceso, requiere repetición, recurrencia y tiempo. El aprendizaje no ocurre de una sola vez. , es necesario desarrollarlo y muchas veces toma un tiempo en que quede incorporado. Este proceso tiene distintas fases, por ejemplo en un inicio podemos estar muy motivados, luego aprendemos algo y vemos que no es tan fácil como pensábamos inicialmente, luego si persistimos aprendemos a movernos con mayor soltura. Y si perseveramos durante muchos años podemos llegar a ser maestros.

y 3) es un aprendizaje integral, considera a la persona en su integralidad, abarca a los seres humanos en sus distintos dominios de existencia. Requiere saber intelectualmente algunas cosas, requiere que su cuerpo se adapte, requiere cultivar emociones, etc. (Este tema será revisado más extenso en otro artículo del blog)

Puede que leamos muchos libros sobre emprendimiento o emprendedorismo y que nuestra capacidad emprendedora no se desarrolle un ápice. El aprendizaje del emprendimiento requiere de un aprendizaje con todo nuestro ser y que en ese proceso nos vayamos transformando en emprendedores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s