Emprendimiento e Innovación.


Según Patricio Cortés Durán de la Universidad del Desarrollo, el Emprendimiento e Innovación en Chile es una Tarea Pendiente, el problema es que además según el Dr. William Fernando Valdivia Altamirano de la UAEM, el Crecimiento Económico depende de la Innovación, relación que estaría señalada tanto por la bibliografía y la evidencia empírica, la que también expone que existe mayor innovación en los países desarrollados, ya que esta depende de la acumulación de capital, en donde además la falta de innovación se da significativamente en Latinoamérica, la cual para empeorar las cosas, se concentra principalmente en la investigación básica misma que está financiada en su mayoría por el estado.
Schumpeter hace notar la necesidad de la existencia de los Emprendedores para que se genere la Innovación, pero esto exige una gran dosis de tolerancia al fracaso dado que son muchas las barreras al emprendimiento, esto hace necesario a su vez un gran cambio cultural a nivel de la sociedad, en donde la formación superior es una máquina que genera empleados a gran escala con pocas o nulo enfoque emprendedor, así en la universidad se da tanto énfasis a temas como el riesgo y la incertidumbre, que se genera una especie de terrorismo antiemprendimiento, en una sociedad que en vez de tratar a los emprendedores como héroes al contrario los niega, los segrega los invisibiliza, llegando prácticamente a perseguirlos, como es el caso de la persecución que hacen los estados sobre la economía informal.
La innovación es un resultado de la acumulación del conocimiento que se construye con la experiencia, que actúa como una curva que se basa en la acumulación del conflicto cognitivo que se da en el proceso prueba y error, por tanto no es suficiente el capital, además se necesita mucho tiempo, lo cual genera una brecha social cultural entre países jóvenes y viejos. Al respecto es muy lúcido lo que plantea Peter Drucker cuando hace la pregunta, como un país joven el que era en sus inicios el caso de USA, cierra la brecha tecnológica que tenía con Europa, en donde por ejemplo la acumulación de conocimiento por el sistema de prueba y error en la práctica de Maestro y Aprendiz hacía que se necesitaran 200 para generar el conocimiento que se reflejaba en la tecnología que podía hacer un Violín Stradivarius, la respuesta fue según Drucker la invención de la Capacitación.
Se puede capacitar en Innovación como área de conocimiento, pero no significa que esto genere innovación, ya que sigue haciendo falta el tiempo necesario, mismo que se hace más necesario cuando se trata de innovación relacionada con la Investigación en Ciencias Básicas, una alternativa para acortar los tiempos es innovar en áreas del conocimiento en donde se tengan resultados significativos en menos tiempos, como lo es la Innovación en los Modelos de Negocios, tal como lo plantea Gary Hamel, en su artículo el Imperativo de Innovar, diciendo en un estilo muy Schumpeteriano que “En un mundo tan cambiante como impredecible, sólo gana quien está dispuesto a reescribir periódicamente las reglas de juego de su empresa y de su industria”
Lo anterior se puede hacer con menos necesidad de conocimiento inicial, ya que de la sola reflexión de parte del emprendedor de los modelos de negocios existente, puede surgir una innovación muy potente, por ejemplo mientras las empresas hacen ofertas estándares muy impersonales que apuntan a los ahorros de costos vía economías de escala, esto hace que los clientes se sientan muy mal atendidos, pero por ejemplo, un artesano que se de la tarea de hacer piezas artesanales con pequeñas diferencias que sean percibidas por sus clientes, puede colocar atributos personales en sus artesanías, como los nombres de personas, lugares y fechas, las que se venden a los turistas, los cuales se sentirán muy bien tanto al comprar como al recordar ese viaje soñado, pero esto requiere el reflexionar y darse cuenta que cierta artesanía opera en el mercado de la evocación.
Pero esta reflexión está muy lejos de la enseñanza incluso formal de la administración y la economía, ya que son muy pocos los académicos que incluyen en sus acápites de aprendizaje, la Epistemología o Filosofía de la Ciencia, que cuestione como surge el Episteme, cosa que en el fondo al respecto de la Innovación como base para el Emprendimiento, lo que se requiere, agradece y se vuelve capital, es el simple ejercicio y práctica de la reflexión.
Así incluso en empresas grandes como es el caso de Avon, cuando sus gerentes reflexionaron sobre que la venta de cosméticos, al contrario de la creencia arraigada en la industria que era una compra venta basada en el impulso como una práctica irracional emocional femenina, por el contrario esta reflexión los llevó a que se dieran cuanta que era una de las pocas compras que a pesar de tener un componente irracional y afectivo, el proceso de decisión de compra para este caso en particular es en ocasiones racional técnico, que se parece más a una venta de tipo industrial, ya que la elección de cosméticos tiene muchos detalles técnicos a considera como el tamaño de una molécula en el caso de una crema para manos o cara relacionado con el tamaño de los poros de la piel. Estas reflexiones se tradujeron en una de las decisiones más osadas de esta industria como lo fue, el no estar en el mesón del retail, pero optar por la venta directa con un batallón de consejeras formado por las dueñas de casa, el resto de la industria formada por empresas con gerentes neoclásicos que son simples activistas irreflexivos sigue en la poco lucrativa pelea corta de estar peleando a cuchillazos un espacio de góndola en el retail farmacéutico y de perfumería basado en el merchandising.
Un emprendedor enfrenta barreras a la innovación como la falta de conocimiento de base y dinero, pero tiene mucho tiempo el que con algo de capacitación reflexiva como los talleres creatividad reales, puede generar innovación que apunte a los modelos y procesos de negocios, lamentablemente sin pérdida de generalidad la mayoría de los mal llamados talleres de creatividad en ocasiones se basan en la revisión de experiencias de serendipity, conocidas en latinoamérica como “chiripazos” que son la generación de una espectacular idea creativa que en la mayoría de los casos no se busca, ya que el innovador choca estrepitosamente con ella, por otra parte están los talleres que hacen creatividad pero como algo lúdico, que en muchas ocasiones no pasa de aquello, por eso que se hace necesario que el Taller de Creatividad sea un Laboratorio de Creatividad, o sea que los relatores del taller aborden los negocios reales del emprendedor y reflexiones sobre estos hasta que se puedan parir estos chiripazos que cambien la vida del emprendimiento y por ese camino la del emprendedor e incluso la industria y el mercado.
Volviendo al tema de la tolerancia al fracaso, la sola resignificación del fracaso como una oportunidad reflexiva se vuelve una gran oportunidad de Innovación el los Modelos y Proceso de Negocios, por ejemplo es común en los talleres de emprendimiento, de espíritu emprendedor y afines que los emprendedores plantean que su sueño es entrar a una gran tienda o supermercado a vender sus productos artesanales, pero no lo logran o lo hacen con mucho perjuicio económica producto del desigual poder negociador, esta es una gran oportunidad para hacerlos reflexionar sobre que deben mirar sus productos artesanales como obras de arte o joyas, por tanto el supermercado no sirve porqué no es ni una galería de arte ni menos joyería, por tanto ellos deben recapacitar y entender que el negocio les está enseñando y diciendo, ni el supermercado ni la tienda son sus lugares para sus joyitas y obras de arte, por tanto deberán buscar para encontrar o crear algo más acorde a sus necesidades, así es que muchos pequeños artesanos se vuelven emprendedores exitosos cuando innovan sobre sus canales, en donde la exportación no tradicional y los canales no tradicionales como las ferias artesanales diferenciadas y exclusivas hacen que los clientes lleguen a pagar grandes sumas de dinero por piezas que antes vendía al kilo en el retail tradicional. La moraleja aquí es con algo de reflexión el negocio enseña al emprendedor a innovar en el propio negocio.
Otra forma de innovación en el ámbito social, es el reflexionar en la resignificación del emprendimiento como una sociotecnología para enfrentar la discriminación, como lo es el caso de la discriminación de género, de minusválidos, de inmigrantes, del adulto mayor, del delincuente, etc. Así mucho del microemprendimiento se da cuando la mujer cesante (en paro) no le queda otra alternativa que emprender, llegando en ocasiones a contratar a su pareja el cual también podía estar cesante (en paro) y en ocasiones haciendo que la pareja renuncie al trabajo para ganar más en el emprendimiento familiar. El paro o cesantía se vuelve una oportunidad para el ocio reflexivo que se vuelve creativo, generando reflexión que termina en la innovación de los negocios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s