EL CONTROL ESTRATÉGICO EN CUALQUIER PROYECTO EMPRENDEDOR


Tradicionalmente, el control se ha visto desde una perspectiva contable y financiera. Sin embargo, cada vez son menos las organizaciones que basan su control exclusivamente en los sistemas de costos y el control presupuestario, lo que no significa que ya no sean importantes. Lo que sucede es que cada vez más se percibe al control de gestión desde una perspectiva en la que se trata de facilitar a través del control de gestión la adaptación estratégica de la empresa a su entorno. Sin embargo, cada empresa u organización utiliza medios de control diferentes, y en bastantes casos, los menos importantes son los de carácter financiero. Así la influencia del estilo directivo de cada líder, de la cultura organizativa o del entorno del país (valores, historia, instituciones sociales y políticas), son elementos fundamentales dentro del control de una organización. Por Ejemplo la elevada eficacia del sistema de control utilizado por don Vito Corleone para dirigir y controlar la organización que dirige, “la familia Corleone”, que se expone claramente en la película de Francis Ford Coppola de “El Padrino”.

En la medida en que el entorno es más incierto, dinámico, complejo y hostil, es necesario que todo proyecto emprendedor tenga gran capacidad de anticipación a este tipo de cambios, asi como una gran flexibilidad para lograr una rápida respuesta a los acontecimientos que surgen inesperadamente. En la medida en que las organizaciones alcanzan un mayor grado de complejidad es necesario dirigir en base a una elevada descentralización de las decisiones. Así, la creciente rivalidad entre competidores, los cambios en la distribución, la globalización de los mercados y las mayores exigencias de los clientes, han contribuido a dar un mayor carácter estratégico a los sistemas de dirección y control de gestión.

Continuando con la idea anterior, el control estratégico incorpora nuevos instrumentos de dirección y control de carácter mas estratégico como son el “balanced scorecard”, “el target costing”,  “el ABC”, o “el benchmarking”, los cuales pretenden facilitar tanto una mejor medición de los resultados como una comparación con la competencia, sin embargo es más una actitud que un mero instrumento, una actitud proactiva y comprometida de anticipación a la competencia y a los cambios del entorno, de creación y desarrollo de una posición de liderazgo, y de un proyecto profesional que implique e ilusione, que estimule el aprendizaje, la intuición y el trabajo en equipo. Desafortunadamente, muchas empresas están introduciendo sistemas de control estratégicos que van acompañados de brillantes instrumentos, pero que se están implantando con una mentalidad tradicional y solo se limitan  a cambiar los indicadores, pero no la actitud.

Si leemos la prensa económica y empresarial de este último tiempo, nos podremos dar cuenta que en ella aparecen constantes publicaciones de fusiones, de entrada de empresas en nuevos sectores de actividad, de reducciones de personal, de continuo desarrollo de nuevos productos, de incertidumbre sobre la bolsa y sobre las economías de los países en vías de desarrollo entre otras muchas cosas. Si, además, revisamos las noticias sobre el entorno social y político y los cambios continuos que se están produciendo podemos ser conscientes de la transformación radical que ha experimentado el modelo social y económico de nuestra sociedad en las últimas dos décadas. Es por esto que estoy convencido que cualquier proyecto emprendedor del tipo o área que sea debe llevar inserto un control estratégico, pero lo que es más importante aún sus diseñadores o directivos deben tener el convencimiento absoluto de la importancia de este, y que su buen diseño e implementación les puede dar valor frente a sus competidores, es decir si un proyecto no tiene un buen control estratégico, ese proyecto de emprendimiento no está completo. La incertidumbre, el dinamismo de los cambios, y la complejidad de estos, han favorecido la emergencia de este nuevo modelo de control, el cual aboga por la autonomía, reducción y cambio de filosofía, una mayor importancia de la dirección estratégica, aunque menos planificada y más espontánea y una mayor implicación del personal.

Un pensamiento en “EL CONTROL ESTRATÉGICO EN CUALQUIER PROYECTO EMPRENDEDOR

  1. Me parece una muy excelente reflexión y muestra de las tendencias en la gestión de empresas.
    Quisiera agregar que los resultados financieros son el efecto de la interacion de todas las áreas que componen la cadena de valor de una organización. Durante muchos años hemos dado la mayor importancia a los informes financieros que solo explican el pasado y que generalmente no indican cuales son las verdaderas fuentes de valor en una empresa. El modelo de Kaplan y Norton (BSC) nos habla de la causa y efecto que existe entre las areas funcionales y como estas pueden generar valor agregado y como resultado un buen desempeño financiero. Otro modelo interesante al respecto es el desarrollado por Arnoldo Hax (MIT) Proyecto Delta, donde el foco principal es la satisfacion integral del cliente y todas las estrategias se centran en generar barreras de entrada y salida para mantener la ventaja competitiva, que como resultado nuevamente logra un buen desempeño financiero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s