La Verdadera RESPONSABILIDAD del Coach

Dentro del programa académico en Coaching and Learning (concretamente, en el que conduce al Diploma de Estudios Especializados en Coaching Ejecutivo y Organizacional, organizado por el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Sevilla por iniciativa del equipo de trabajo SISCAPEM, seguimos con las actividades relacionadas con el módulo segundo (Inteligancia Emocional y Coaching).

ImagenEn una dela primeras sesiones tendremos el placer de contar con la presencia de Enrique Simó, quien se centrará fundamentalmente en uno de los enfoque más espirituales de la disciplina: el llamado “Coaching de Plenitud”.

Segun nuestra esxperiencia en sesiones similares, fueron dos intensas sesiones en las que se han abordado, fundamentalmente, aspectos relacionados con la toma de conciencia y el poder que las creencias y valores tienen sobre nuestro comportamiento.

Dentro del desarrollo competencial de los futuros Coachs, es fundamental conocer de forma intensa y profunda lo que estos elementos representan a la hora de ejercer su impericia profesional, pues eso contribuye a fortalecer SU RESPONSABILIDAD en el desempeño de su actividad.

Uno de los futuros participantes me indicaba recientemente, a mi juicio muy acertadamente, que los profesionales que se dedican a una actividad donde, a la postre, entran en el escenario  tantos elementos tan sutiles (muchas veces disfrazados de objetivos), no sólo deben conocer la magnitud y consecuencias de un proceso de coaching (bien hecho-versus-mal hecho), sino que además han de tener una conciencia amplia y clara de hacia donde pueden llevar este tipo de procesos, es decir, de los resultados posibles.

En este punto, analizaremos que las propias creencias y valores de los mismos coachs pueden llegar a influir, de manera no consciente, en los resultados del proceso. Es muy difícil conseguir un comportamiento aséptico total si no estás muy bien preparado y entrenado (apuntaba nuestro compañero) y tienes una conciencia más amplia sobre la herramienta que estás utilizando.

Este es un aspecto que desde siempre ha sido un punto de investigación y análisis del equipo SISCAPEM y que se plasma en todas sus iniciativas, sean del tipo que sean y con el formato que sea: Los principios y valores que subyacen en el comportamiento de los seres humanos.

Cuando hablamos de emprendedores y empresarios, como agentes  de cambio, por ejemplo,  siempre hemos tenido presente su poder e influencia en el devenir económico y social de una comunidad.

Ahora que hablamos de Coachs (precisamente como promotores de esos agentes de cambio), nos volvemos a plantear el mismo asunto.

La pregunta es ¿podemos jugar alegremente con la formación de estas personas? ¿acaso no sólo es necesaria, además de una acreditación (asociación privada, universidad, etc) para poder ejercer como “coach”, un entrenamiento profundo en estos aspectos? ¿Hasta qué punto los profesionales que ofrecen coaching en la modalidad que sea, han reparado en esta necesidad?¿Realmente somos conscientes de los Modelos de Referencia que trasmitimos no sólo con lo que decimos, sino con lo que hacemos, y fundamentalmente con lo que SOMOS?

Personalmente ese ha sido un punto clave de mi actividad profesional desde que, por pura vocación, me dediqué a la docencia e investigación universitaria superior en estas áreas tan sutiles y sensibles y me atrevería a decir, faltas de un complemento académico que provenga de las disciplinas más, supuestamente, alejadas entre sí. Por esto es recomendable alimentarlas con otros enfoques científicos. En realidad el conocimiento es universal y, como el universo, no tiene compartimientos estancos, aunque sí realidades diferenciadas muy interrelacionadas entre sí.

11

Hoy por hoy, todas estas cuestiones siguen siendo el punto clave de las actividades de capacitación que desarrollamos bajo el incipiente concepto de “emprendedorismo”, dado que, los resultados de la investigación, me demuestran que van a ser (y han sido a lo largo de la historia de la humanidad) de las más potentes y poderosas en la construcción de las nuevas realidades.

Ana Orti

Dirección SISCAPEM

Marketing Personal y Coaching.

Vamos a empezar por una pregunta que te sonará ¿Cómo ves la botella, medio llena o medio vacía? Lo normal es que te digan que si te sientes optimista la verás medio llena   y si eres pesimista la verás medio vacía. Hay una respuesta mucho mejor y que demasiadas veces pasa desapercibida, está a la vez medio llena y medio vacía. Si vas a competir en una carrera, y necesitas hidratarte con una botella llena, mejor que no te apuntes o que antes busques la manera de rellenarla. Si vas a dar un paseo es posible que con ese líquido tengas más que suficiente y más líquido supondría únicamente una carga innecesaria. Lo importante es saber lo que tenemos en realidad y encontrar la forma de sacar el máximo partido de ello.

Vamos a hacer un ejercicio muy sencillo, imagina que la botella eres tú mismo, hasta ahora siempre te has visto o como la botella medio llena: tengo una carrera, soy trabajador, soy inteligente, soy simpático, o como la botella medio vacía: no tengo experiencia profesional, mi nivel de inglés es bajo y el de chino peor todavía,  soy demasiado mayor. Hasta ahora tu solución la has tenido muy clara, “tengo que llenar más la botella, solo así podré tener éxito” y has dedicado todos tus recursos y tu esfuerzo a hacer cosas que únicamente consiguen que la botella esté más llena.

Ha llegado el momento de cambiar tu forma de ver las cosas y, lo que es todavía mejor, cambiar tu forma de hacer las cosas, en este curso de coaching ejecutivo y organizacional, vas a aprender mucho más que a desarrollar el proceso y la metodología coaching, vas a aprender a ser tú mismo, vas a aprender mucho más que ayudar a los demás, vas a aprender a sacar lo mejor de ti, vas a aprender marketing personal.

Vas a aplicar el marketing a ti mismo. No te preocupes, el marketing no es el malo de la película como mucha gente cree, no es engañar, no es vender lo innecesario, no es hacer gastar dinero en algo de lo que se puede prescindir. El marketing va mucho más allá de las ventas y la publicidad con las que se suele asemejar, es algo más complejo y a la vez más beneficioso e imprescindible.

El marketing sigue evolucionando, como punto de partida trabajaremos con un concepto de marketing centrado en satisfacer necesidades Proceso de planificación y ejecución del concepto, precio, promoción y distribución de ideas, bienes y servicios para crear intercambios que satisfagan los objetivos del individuo y de la organización” (AMA, 1985) y evolucionaremos hacia otro cuyo núcleo son las relaciones beneficiosas El marketing es una función de la organización y un conjunto de procesos  orientado a crear, comunicar, y entregar valor a los clientes y a gestionar las relaciones con el cliente de forma que beneficien a la organización y a otros grupos de interés” (AMA, 2004)

Esta vez el producto es el más importante que existe para ti. El producto eres tú: tus valores, tu experiencia, tu temperamento, tu personalidad. También incluye otros aspectos, como aquello en lo que eres bueno, en lo que eres malo, tu reputación, las personas que conoces, lo que te motiva y lo que te desmotiva.

En el marketing personal, además de las variables que junto al producto integran tradicionalmente el marketing-mix: precio, distribución y comunicación, incorporaremos otras como la presentación, la percepción y el beneficio singular percibido (BSP)

Está claro que el marketing ayuda a la empresa a alcanzar sus objetivos. ¿Quieres que te ayude a ti?

Aprendizaje Experiencial Integral

Gran parte de los alumnos que egresan de ingeniería sienten que no saben lo suficiente, que no están capacitados para ejercer como ingenieros, tienen un cierto grado de temor y falta de confianza en sí mimos. Los empresarios y ejecutivos que contratan ingenieros dicen que requieren entrenar uno, dos o tres años a los ingenieros recién egresados para que sean “realmente ingenieros”.  En estos años aprenden, entre otras, a expresarse, a hacer presentaciones y defender sus proyectos, a trabajar en equipo, a construir y lidiar con las relaciones de trabajo, a liderar equipos, a negociar y generar acuerdos, gestionar conflictos, etc.

Lo que le falta a estos egresados es desarrollar sus habilidades ingenieriles. No es falta de conocimientos, estos les sobran.

Durante estos primeros años serán parte de un proceso de aprendizaje en la experiencia que los involucrará en todo su ser. Se transformarán en Ingenieros. Deberán atreverse a hacer muchas cosas, experimentarán emociones que a veces les serán difíciles e incómodas. Estarán viviendo un proceso de aprendizaje experiencial integral.

Este es sólo un ejemplo de lo que muchos profesionales y personas en general deben hacer muchas veces en su vida.

Sigue leyendo